¿Qué es una caja de sonidos Montessori?

Una caja de sonidos Montessori es una herramienta fantástica para enseñar a los niños el reconocimiento de sonido mediante imágenes u objetos. Para crearla nada más que necesitarás una caja organizadora de manualidades o herramientas, unos folios o cartulinas, y algunos objetos o juguetes para asociarlos a las letras.

Aprender los sonidos de las letras del alfabeto es un paso importante para enseñar a los niños a leer. Puedes introducir las letras del abecedario con objetos que se correspondan al sonido inicial, así podrás ayudar a tu hijo a relacionar los sonidos con los objetos que está manipulando.

¿Cómo hacer una caja de sonidos Montessori?

Lo primero que debes hacer son algunas tarjetas con las letras en minúsculas. Puedes utilizar pequeños pedazos de cartulina o folio. Asegúrate de hacerlos de un tamaño no muy grande, para que puedas intercambiar las letras fácilmente en los apartados o cajones. Esto es importante si no quieres enseñar todos los sonidos al mismo tiempo o la caja no es demasiado grande. 

Letras cajas de sonidos

Luego puedes añadir imágenes o figuras de los objetos relacionados con cada letra que puedan entrar en la caja. Muchos de los elementos que vas a utilizar para realizar una caja de sonidos son pequeños, por lo que es importante estar alerta y mantenerlos fuera del alcance de hermanos más pequeños por ejemplo. Si no dispones de objetos reales para algunas letras, puedes incluir objetos impresos hasta hacerte con los objetos necesarios.

Figuras cajas de sonidos

¿Cuál es el orden para enseñar letras?

Montessori introduce letras a través de su sonido fonético. Los sonidos / letras no se introducen en el orden del alfabeto tradicional. Piensa en el alfabeto como una forma de organizar formas que representan sonidos. Este es el orden en el que se deben enseñar las letras según el método Montessori:

  • s, m, a, t
  • c, r, i, p
  • b,f,o, g
  • h,j,u,l
  • d,w,e,n
  • k,q,v,x,y,z

Aun así, la labor del adulto como observador activo de su propio hijo/a irá guiando esta tarea, de modo que sea el propio interés del mismo el que marque el ritmo y el proceso de aprendizaje.